Planificación Familiar

September 18, 2018
Topics: Familia Marihuana Prenatal Tabaco

Más de 70 sitios en todo Colorado ofrecen servicios de atención de salud preventiva y planificación familiar a un bajo costo y de forma confidencial.

Vacunas
Las inmunizaciones (también conocidas como vacunas) les permiten a usted y a su familia combatir enfermedades como la gripe, el sarampión, las paperas, la poliomielitis y la tos ferina, entre otras. Algunas vacunas deben administrarse en períodos específicos. Consulte a su médico cuáles son las vacunas que deben ponerse tanto usted como su hijo, y cuáles deben volver a administrarse en los controles médicos del niño.

Pequeños pasos hacia una versión más saludable de usted misma

  • Coma diversos alimentos a diario para lograr una alimentación equilibrada.
  • Asegúrese de que la mitad del plato está compuesta por frutas y verduras.
  • Consuma leche desnatada o con un 1 % de grasa.
  • Asegúrese de que la mitad de los cereales que coma sean integrales.

Ácido fólico
GUna ingesta adecuada de ácido fólico a diario contribuye a prevenir defectos congénitos en el bebé en gestación. Debería consumir alimentos o vitaminas que le aporten unos 400 mcg de ácido fólico a diario, además de tener una alimentación saludable. Los fuentes ricas en ácido fólico incluyen frijoles, verduras de hojas verdes, espárragos, brócoli, cítricos, jugo de naranja y nueces. Los alimentos enriquecidos con ácido fólico incluyen algunos cereales (verificar la etiqueta) como el arroz, la pasta y el pan.

Evite fumar, beber alcohol y consumir drogas
Los bebés y los niños que quedan expuestos al humo como fumadores pasivos son propensos a los resfriados, la tos y el dolor de oído. Para evitarlo, mantenga a su bebé alejado del humo de tabaco y de marihuana.

Tristeza posparto o “Baby Blues”
Los cambios hormonales después del parto así como la falta de sueño son causas posibles de la tristeza posparto. Algunos de los síntomas son llanto espontáneo, dificultad para conciliar el sueño, agobio, irritabilidad y ansiedad. Dichos síntomas vienen y se van durante los primeros días después del parto y por lo general no duran más de una semana. Es importante compartir los sentimientos con sus familiares, amigos y el médico durante este período y dormir bastante.